La Gobernadora inauguró dos nuevas fábricas en El Pantanillo

  • Imprimir

La Gobernadora Lucía Corpacci visitó, este jueves, el área industrial “El Pantanillo”, donde inauguró los emprendimientos de “La Ciudadela SRL” fábrica de envases de helados, baldes plásticos y cucharitas;  “IMEFF SRL” fábrica de Secarropas y la ampliación de la fábrica hilandera “Textil de los Andes”.

La mandataria estuvo acompañada por el Vicegobernador Jorge Solá Jais; el ministro de Producción, Daniel Zelarayán; el subsecretario de Industria, Lisandro Álvarez; el director de Industria, Bernardo Yazbek; el ministro de Gobierno, Marcelo Rivera; el ministro de Hacienda, Sebastián Veliz; el representante de la UICA, Raúl Colombo; el secretario de Gabinete, Francisco Mercado; el presidente de la Cámara de Diputados, Fernando Jalil; legisladores provinciales y funcionarios del Poder Ejecutivo.

Estas fábricas, que se radicaron en la provincia, ya tomaron nuevos empleados, entre ellos, operarios que pertenecieron a la exfábrica “Alpargatas”.

“Textil Los Andes” tuvo una ampliación en una obra de mil metros cuadrados cubiertos, en donde podrá aumentar su producción en un 60% generando nuevos puestos de empleo.

“La Ciudadela” es una fábrica familiar con central en la Provincia de Tucumán, que es proveedora en todo el noroeste argentino, y con esta nueva planta incursionará con su producto en la región de Cuyo.

Por su parte, IMEFF busca ser pionera en el rubro de secadores de ropa, en una primera instancia solo se realizará el embalaje de piezas y en el mediano plazo se prevé realizar todo el producto en nuestra provincia.

 

Palabras de Lucía

“Hoy ha sido un día de sentimientos encontrados. Con las dos plantas a inaugurar dije: 'va a ser un gran día'. Pero camino acá me encuentro con los despedidos de Alpargatas. Y la verdad que me angustia enormemente ver cómo cae la gente del sistema. Gente que se acostumbró a vivir de su salario, dignamente. Y nosotros desde el Estado podemos sostenerlos en algunas cosas. Pero no le podemos devolver la calidad de vida que tenían. Y es imposible reincorporar a 600 trabajadores que quedaron afuera y ponerlos en el Estado.

La verdad que es un sueño lo de la fibra de camélidos, que se compran en Antofagasta, en Hualfin, en Fiambalá y la procesan acá. Hoy acá hay diez compañeros de Alpargatas pero no alcanza, pero al menos estos diez pueden decir ‘tenemos trabajo’.

Luego fuimos a la fabrica de secarropas y ahí también hay despedidos de otras fábricas.

En este país la industria sufre golpe tras golpe, y la verdad que no sé cómo hacen para levantarse, y seguir apostando. En una crisis en la que tienen que cerrar, y volver a soñar. La verdad que a veces cuesta mucho. Yo le pedí a la senadora Blas que planteara en el Congreso la situación de las tarifas de energía eléctrica. Con qué desparpajo me dicen que es cuestión de las provincias, si nosotros se la compramos a Camessa, que tiene balances súper positivos y nosotros vivimos con lo justo. La tarifa aumentó un 1.800 por ciento. Estas cosas nos dañan porque no se dice la verdad y no se hacen cargo de las cosas y poco a poco se va desmembrando la industria. Más la importación a mansalva. Cuando asumí mi sueño es que este parque fuera floreciente. Y hoy estamos como estamos. Es un día agridulce pero al menos este poquito tenemos para festejar, con estos trabajadores que vuelven a trabajar”.